martes, 15 de diciembre de 2009

¡Yo Puedo ser Santo! temas jovenes cristianos

Muchas veces en esta carrera hay momentos de duda y de desesperación, no sabemos si vamos a llegar a la meta, la experiencia para alguien que corre una maratón es tan terriblemente demandante para el cuerpo, son cuarenta y dos kilómetros que se corren entre dos horas y seis a diez minutos, todo el cuerpo entra en crisis, los pies parece que corrieran sobre clavos, la cabeza les duele, todo dentro de ellos les grita detente, párate, me estas matando no puedo seguir corriendo, estás loco detente. La carrera se corre con paciencia, proviene del griego ukomone, que es bajo presión, soportar un peso, soportar la presión de algo, si corres con paciencia te aguantas para no rajarte, para no echarte para tras. Después de los instantes de esa crisis espantosa sucede algo que es un segundo aire, que proviene no se sabe de dónde y se quita el dolor de cabeza, de los pies, como si alguien le hubiese dado alas o le hubiere empujado, y llega a la meta, pero antes hubo un momento donde todo le dijo las carreras no son para ti, habrá aquí alguien que está en crisis hoy?, estás a punto de tirar la toalla y decir ya no más?.

Cuando recibimos la salvación como un regalo de Dios empezamos a vivir una nueva vida en Cristo, Corintios de modo que ahora nueva criatura somos, las cosas viejas han pasado. Los primeros discípulos perseveraban no solo en el partimiento del pan sino también en doctrina, Jesucristo es la verdadera teología, cuando sabemos que somos nuevas criaturas, la naturaleza divina la recibimos cuando recibimos al Espíritu Santo en nuestro corazón.
Seamos hacedores de la Palabra de Dios, registrando primero que todo lo que Dios te habla.
CINCO PUNTO PRACTICOS PARA OBTENER LA SANTIDAD:

1. Separación, ser apartado para Dios, separados de la corrupción y consagrados para Dios. Dios quiere que seas santo, cuando le pides al Espíritu Santo de Dios que entre en tu corazón su naturaleza ser santo entra en tu corazón, recibí a Jesucristo a los diecisiete años y ya había vivido cosas que contaminaban, como la televisión, donde recibía información distinta a lo que Dios quería para mí. En mí desespero de no ser aún santo corte el cable de la parabólica, unos minutos después me decía que burro para que corte el cable pero todo tiene un precio, tienes que aprender que es más valioso para ti si entretenerte, o de una vez marcar una línea y decir esto es todo para mi, es Cristo. Unos días después de haber entregado mi vida a Jesucristo subí al techo de mi casa a un tambo de la basura y vacié las revistas que había estado coleccionando y que no me convenían, las prendí en llamas pero aún así había una voz que me decía estúpido para que haces eso y ahora qué?, es una batalla, hay una lucha en tu mente y en tu corazón que no puedes ignorar. La santificación es el proceso por el cual somos separados de la corrupción y guardados para Dios. Si eres cristianos y aún estás juntándote con esos que llamándose así aún hablan de lo que no deben te digo no te juntes con ellos, hay gente que te puede influenciar para bien y otros para mal, la santificación es una obra del Espíritu Santo 1 Pedro 2:2, Yo me dispongo y hago ciertas cosas que me posicionan delante de Dios pero es el Espíritu Santo quien lo hace, el respeto viene como resultado del carácter.

2. Posición, Dios te ha hecho santo por medio de la Sangre de Jesucristo 1Corintios 2:4, la santidad es una posición. Ofendemos con nuestras palabras y acciones, no estamos en un punto en que seamos infalibles, el único infalible es Jesucristo el Hijo de Dios, Jesucristo Hombre de naturaleza nueva completamente, podemos tropezar y caer, en ese caer hay un conflicto, hay un nivel en el que estamos bajo una expectativa de condenación, muy pocas personas entran en esa desesperación porque literalmente se ven quemados en el infierno, los que lo hacen se convierten en gente profundamente agradecida, y el Señor los salva, las cosa viejas pasaron, el Señor las hace todas nuevas. Sin embargo después de ser salvos si tropezamos y caemos pero sobre otra base, sobre otra posición, con mucho cuidado con aquellos que desprecian la gracia que se les da y creen que pueden caer cada vez, no es verdad que por caer estás descalificado, si confesares tus pecados El es fiel y justo para perdonar tus pecados y librarte de toda maldad, cuando hay un tropiezo el Espíritu Santo no viene con una correa a pegarte, sino que te dice “Levántate y resplandece hoy” Siempre hay una confesión y un decir que dice Señor reconozco mis pecados perdóname lávame, y el Consolador te dice te voy a ayudar para que no vuelvas a caer, aún cuando cojeas por la debilidad de tus rodillas no caerás otra vez Yo te voy a cargar. La muerte de Jesús te ha hecho libre no importa cúan perverso hubieres sido, el justo está confiado como un león, no somos gusanos, ni cucarachas, ni ratones, estamos confiados en quienes somos en Cristo Jesús. Somos Justos por la Sangre de Jesucristo, puestos los ojos en Jesús el autor y consumador de nuestra Fe. Llegaré a la meta.

3. Proceso: Continuo de crecimiento y madurez, Colosenses 21:23 te insta a permanecer firme en la fe, cuando tenía diecisiete años recién recibí a Cristo un miércoles en la noche en un estudio bíblico, un viejito hablaba del libro de Apocalipsis, y al terminar se puso en pie una persona que dijo hay alguien que quiera entregar su corazón a Jesucristo, había una angustia en mi que me asfixiaba, necesitaba paz, y con fe oré a Dios quien empezó a hacer la obra de transformación, al tiempo estaba frustrado y aún no había roto con situaciones que me desviaban de lo que quería, caí de rodillas llorando y algo más allá de la sensación de frustración, fueron lagrimas muy profundas era el mismo Espíritu de Dios gimiendo dentro de mi, salieron demonios de mí, fui libre de todos, comenzó luego de eso una nueva etapa en mi vida. Hay veces que hay liberación somos una nueva criatura empezamos a crecer, lo que es precioso cuando estamos pequeños tiene que crecer.

4. Decisión: La batalla principal está en la mente, 1 Pedro 1:13-15, Ceñid los lomos de nuestro entendimiento, es sujetar nuestra cintura, los muslos, el vientre, donde está el asiento de tu fuerza, la parte donde están tus órganos reproductivos, donde está tu capacidad de dar semillas. La frase ceñir los lomos del entendimiento, significa sujetar tu mente, de tu entendimiento, así aunque tu mente quiera irse lejos si no le conviene más aprieta, la santidad es una batalla que te ganas Filipenses 4:2 trabaja en tu salvación, involúcrate con aquellos que están tratando de llegar al mismo lugar, de llegar a la misma meta, trabaja en la obra, sirve al crecimiento del reino de Dios.

5.Libertad: No hemos alcanzado la perfección pero vamos a Dios a buscar gracia para vivir en libertad, el servicio es el principal catalizador de la santidad, si quieres ser santo no sucederá si sigues sentado en la silla dónde estás. Si quieres ser santo, sirve, involúcrate, participa, trabaja en la Iglesia, dile a Dios úsanos. Pon manos a la obra, y dile a Dios que te use. Pastor Marco Barrientos

Seguidores