martes, 23 de noviembre de 2010

¡Camina hacia el futuro!


La falta de amor, desilusión y heridas muchas veces hacen que nos detengamos en la vida amargados y sin ganas de vivir.
Recordando a menudo que alguien nos lastimo y volvemos a pensar siempre a lo mismo ¡como pudo hacerlo! Pero lo cierto que si te dañaron ya lo hicieron ahora debes concentrarte en salir de ese dolor. Perdonando, renunciando y buscando a Dios para sanarte, para seguir avanzando en la vida.
Hay un futuro en Dios maravilloso que te esta esperando pero, debes desatarte del pasado y de los dolores que te tienen atado, para poder conquistar lo nuevo.
Naciste para bendecir al mundo, el sueño de Dios es que cumplas tu destino.
El te ha dotado de dones y talentos para que lo desarrolles y los uses.


Me acuerdo hace unos años, cuando trabajaba con jóvenes que me trajeron una adolescente que se quería suicidar, sus amigas la detuvieron cuando quería irse a las vías del tren.

Ella me contó que no daba más con la relación que tenia con su mamá, muchas veces no la dejaba entrar a su casa, le cerraba la puerta y ella debía quedarse en la entrada de la casa toda la noche. Todo era continuas peleas y se sumaba que la adolescente había repetido de curso, entonces la mamá le decía: “para que te pague profesores particulares, hubiese guardado ese dinero para tu velorio, porque no te mueres, te tendría que haber abortado”. Eran palabras fuertes y muy hirientes, entonces ella interpretaba que debía morir.

Entonces yo le dije: “Sabes una cosa, tu vida vale, nadie tiene que ponerle un fin a tu vida, ni precio, no termines tu vida por la falta de amor de los demás, quizás las personas nunca lleguen amarte, pero tu si podrás cambiar amándote a ti misma, tu vida vale, Jesús murió por ti y pago un precio muy alto, su sangre, su vida dio por la tuya.

Muchas veces la incomprensión, la falta de amor parecen atacar nuestro corazón, y marcan nuestra vida, pero debemos saber que lo que los demás piensen de nosotros no nos tiene que afectar sino debemos tener en claro que nuestra vida vale mucho como para desperdiciarla por un amor no correspondido, por alguien a quien lo le caemos bien, o por no llenar las expectativas de otro. Y añadí: ¿le darás el gusto de quitarte la vida, o por lo contrario harás algo maravilloso con ella?

“Aunque mi padre y mi madre me dejaran, Con todo, Jehová me recogerá”. Salmos 27:10

No debería ya impórtanos nuestro pasado, no importa la clase de vida y familia que tuvimos, si nuestros padres fueron malos o descuidados con nosotros, es hora de que tomemos las riendas de nuestra vida y comencemos a ver hacia delante, a ver que podemos hacer en nuestro presente para que sea mejor, que ejemplos seguir y cuales no, tenemos hoy la posibilidad de no repetir ninguna amarga historia, sino de crear la mejor de todas. La decisión esta en tu voluntad, deja el pasado y ¡camina hacia el futuro! LUMINIZATE.COM
Erica Correa | EN FACEBOOK
(si copias este mensaje cita autor y web por favor)

Seguidores