jueves, 8 de marzo de 2012

Asesinos de la creatividad y de la alegría


El estrés es uno de los enemigos mortales en el camino de una mente creativa y chispeante. Ahoga, inhibe, aturde, fatiga hasta empujarnos a tirar la toalla.

Cuando fue el terremoto en Chile, este 2010, se conoció el testimonio de Gerardo Cornejo, alcalde de una pequeña ciudad llamada Peralillo, que fue destruida casi en su totalidad.

“Cuando vi mi casa y mi municipalidad en el suelo, me senté a llorar. Mi padre, de 93 años, se me acercó, y mirándome me dijo estas palabras: “Hijo, a un lado hay que poner a los que lloran, al otro lado a los que quieren trabajar en la reconstrucción. Usted tiene que elegir dónde va a estar. Póngase de pie, porque tiene un pueblo que levantar.”

El estrés puede estar producido por diferentes causas, las más comunes son el agotamiento producido por trabajo excesivo o experiencias traumáticas que producen shock.

Saca provecho de tu tristeza, antes de que ella saque provecho de tí.

La tristeza llevada a su extremo patológico que es la depresión, o el miedo llevado a su extremo que es la crisis de angustia, son en su mayoría producto de que tu sistema de creencias se ha adaptado en vaticinar desgracias y malos pensamientos.

Una mente con estrés, es una mente paralizada.

Necesitas hacer un nuevo camino mental, reconstruir todo ese sistema de valoración de la realidad. Y eso no es mágico, no se da de la noche a la mañana, requiere esfuerzo y paciencia.

Lee constantemente la Biblia y toma aquellas promesas divinas, construye un nuevo camino teniendo la certeza de que no estás solo, de que nadie te podrá separar del amor de Dios y eso poco a poco irá allanando el nuevo camino mental hacia una vida en plenitud.

No es que necesites que el mundo cambie, sino que tu mundo interior sea mudado.

La Biblia, en uno de los libros que se dedica a mirar la vida con sabiduría. Eclesiastés. Invita al hombre a gozar con la mujer de su juventud, a beber un buen vino y ungirse con el mejor perfume. En síntesis, a gozar de aquellos momentos especiales que son don de Dios.

Así que, si estás triste, haz oración, luego invita a un amigo y bebe una buena copa de vino con un buen pedazo de carne, sal al cine, haz algo en este día que no has podido hacer durante mucho tiempo, no te vayas inmediatamente a la casa luego del trabajo, ve al circo, dale un buen beso a tu pareja, no pienses que la vida se acaba porque no estás en ese trabajo, no pienses que la vida se acaba porque no sigues con esa persona que decía amarte.

La vida es mucho más que un sueldo de un trabajo que realmente no quieres o que una pareja que no valoró cuán precioso(a) eres.

Busca películas de humor y ríete como si te hubieses ganado un millón de dólares, vete a jugar un buen partido de fútbol donde grites y pegues alguna patada, camina sobre una hermosa playa en un lindo atardecer con alguien que no se escandalizará por alguna cosas íntimas que digas, come chocolate, luego al terminar la noche, dale gracias a Dios porque sigues siendo un milagro, un maravilloso milagro para mucha gente.

Por eso, si estás cansado y no aguantas más, no desmayes con ese sueño que tienes, por favor no lo hagas. No te lleves a la tumba ese maravilloso sueño que merece conocer el mundo para ser un mejor mundo.

b. Falta de disciplina

Richard Foster, el famoso cuáquero del siglo 20, escritor y ministro dice: “Sostén una disciplina, para que cuando vengan los días malos, la disciplina te sostenga a ti.”

Si hay algo que nos juega en contra a los latinos, es que abusamos de las improvisación.

La disciplina es producto de la constancia. Y la constancia es la suma de pequeños esfuerzos que nos llevan al éxito.

Confucio decía: “No importa cuán lento vayas, mientras no te detengas.”

La primera cosa que es necesario tener para evitar meterse en el bosque de la indisciplina es “Enfocarte”. Al tener claro el enfoque del lugar donde quieres llegar, tendrás menos posibilidades de enfrascarte en actividades y relaciones que te desvíen del camino.

Los “hámster” son roedores que tienen una característica. En sus jaulas tienen una rueda que les permite correr. Ellos corren fascinados, el gran detalle es que corren pero no avanzan.

Cuántos de nosotros nos movemos en la vida, pero no avanzamos. Tenemos llena nuestra agenda, pero no somos productivos. Vamos de acá para allá, pero no nos acercamos a nuestra meta.

Un factor sumamente determinante es el tiempo.

Dios nos dio 24 horas a todos los seres humanos, la diferencia entre los mediocres y los altamente efectivos, es que los altamente efectivos usan bien sus 24 horas.

Para aspirar a ser un buen humorista, se debe tener disciplina.

Hay consejos, como levantarse todas las mañanas y dedicar 15 minutos a trabajar nuevo material.

Otros prefieren en la noche, pero la idea constante es no dejar ni un día para trabajar ideas y nuevas rutinas.

Si quieres usar el humor como un hobbies, no necesitas disciplina. Pero si quieres usar el humor como un estilo de vida, como una profesión. Te animo que a partir de mañana le des a tu día 15 minutos de trabajo en ideas para tus rutinas, 15 minutos para contagiarte de risa viendo videos o leyendo chistes, 15 minutos para activar tu mente con música a gusto y 30 minutos para ejercitarte físicamente por lo menos tres veces por semana.

c. Rutina

Cuando se pierde el entusiasmo, es cómo ingresar a una maratón pero sin saber dónde está la meta, hace que el desgaste invertido no tenga sentido ni propósito.

Alguien dijo por ahí que la rutina no es del diablo, es el diablo mismo.

Te comparto 4 sugerencias para salir de este pozo.

4 secretos para salir de la Rutina.

1. Revisa tus prioridades: Estar ocupado en lo que no es tu prioridad es como meter dinero en una cuenta que no es tuya, no ves frutos.

2. Enfócate en tu anhelo, en tu meta y comienza a caminar: Si eres bueno haciendo lo que haces y a la gente le gusta, siempre tendrás un lugar en el mundo.

3. Busca estructuras de inspiración: Si quieres emprender vuelo en la vida, júntate con las águilas, pues no tendrás más opción que volar.

1. Haz una rutina que te de vida: Rutina viene de la palabra inglesa “Rout”, que significa camino.

La rutina que mata es la que se convierte en un hábito no consciente, es aquella que termina rompiendo el contacto con el mundo que te rodea y con el trabajo realizado. “Rutina es hacer un camino y no una zanja para quedar atrapado”

d. Miedo al ridículo o al fracaso.

“La Verguenza es el indicador de que valoramos más el miedo, a la oportunidad de descubrir nuevos horizontes.” Autor.

El miedo al ridículo es delicado, pues puede asumirse como una característica de la personalidad, pero está comprobado que cerca de un 10% de la población padece “Fobia social” sin darse cuenta.

Los que padecen fobia social, son los que sin querer, en la vida aprendieron ampararse en excusas para esconderse en conductas que le hagan evitar la exposición pública.

La única salida para este mal, es trabajando con un profesional el desapego a las conductas erróneas. Lograr identificar y desafiar esos pensamientos negativos.

Encontrase en una exposición controlada con aquello que le produce fobia.

Si tienes miedo al ridículo, no te sientas mal contigo mismo, artistas como, Barbra Streisand, Madonna y el español Joaquín Sabina viven luchando con el pánico.

Miedo es todo aquello que se anticipa a la realidad para crear una realidad falsa. Si te interesa hacer humor, debes saber que en algunos momentos no te irá bien en el escenario, pero de eso se trata la vida. Aciertos y desaciertos.

Las horas arriba del escenario te darán la suficiente madurez para saber distinguir un momento bueno del malo y trabajar duro para volverlo a intentar.

No te paralices frente al fracaso.

El fracaso puede ser nuestro mejor aliado si sabemos llevarnos bien con él.

Por eso concluyo recomendándote estas reflexiones de ánimo.

1. Fracaso es una circunstancia, no un rótulo para tu identidad
2.Después de llegar a fondo no queda otra que subir
3.Enfócate en ser mejor cada día y no tanto en agradar a los demás.
4. Los fracasos tienen que venir, son la fábrica de los invencibles
5.Llora, limpia tus mejillas y levántate una vez más para seguir peleando

Ulises Oyarzún


Luminizate.com/ AvanzaPorMas.com


Seguidores