viernes, 22 de agosto de 2014

Para alguien que lo necesita

Anímate de una buena vez. Dile que la amas, que no puedes vivir un día más sin ella. Piensas: "¿Y si me rechaza?" y en un punto comprendo tu temor, pero...¿y si ella solo está esperando a que se lo digas? Corre el riesgo, hombre!
No la pierdas; porque puede que luego te arrepientas toda una vida...vas a sufrir horrores cuando veas que entra al altar del brazo de alguien más...y encima para nunca ser feliz como lo sería contigo. No te escudes detrás de la frase: "Si es para mí, nadie me la quitará", porque si no haces algo, se irá para siempre.

Seguidores