jueves, 17 de junio de 2010

No hay pecador demasiado grande devocionales cristianos para jovenes


Un joven creyente había obtenido permiso para anunciar el Evangelio a los detenidos en la sala de una prisión. Mientras se dirigía hacia el estrado por el pasillo central, percibió claramente la resistencia y la desconfianza de la mayoría de los prisioneros, y comprendió que la introducción que había preparado no convenía a ese público particular. En tanto que subía los pocos escalones hacia el estrado y rogaba a Dios que le mostrara cómo empezar, tropezó y cayó. Hubo muchas risas. El predicador se levantó, tomó el micrófono y dijo: –«Amigos, exactamente para esto he venido, ¡para decirles que un hombre puede caer y levantarse!».

Esto es lo maravilloso de la gracia de Dios: no excluye a nadie, ni siquiera al criminal más grande del mundo. “Venid luego, dice el Señor, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana” (Isaías 1:18). Quien quiera que sea usted e independientemente de lo que haya hecho, ¿no es un gran pecador? “Dios nuestro Salvador… quiere que todos los hombres sean salvos” (1 Timoteo 2:3-4). “La sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado” (1 Juan 1:7). Dios sólo pide una cosa: que todo pecador le confiese sus pecados y crea en Jesús.

Esa gente tropezará y caerá,pero nosotros nos levantaremos y seguiremos de pie
Dios nuestro,¡dale al rey la victoria! ¡respóndenos cuando te llamemos! Salmo 20:8-9


Allí había una mujer que tenía dieciocho años de estar jorobada. Un espíritu malo la había dejado así, y no podía enderezarse para nada.12 Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo: "¡Mujer, quedas libre de tu enfermedad!"13 Jesús puso sus manos sobre ella, y en ese momento la mujer se enderezó y comenzó a alabar a Dios.
Lucas 13:11-13(luminizate.com)

(Traducción en lenguaje actual)
La buena semilla

Seguidores