martes, 29 de julio de 2014

¿Qué quieren las mujeres de un hombre?

Sé que me leen muchos varones y continuamente me piden algún consejo respecto a qué es lo que busca la mujer en un hombre; para de ese modo poder enamorarla perdidamente.
La verdad, es que la ciencia aún no ha podido descifrar el misterio de lo que enamora a una mujer promedio, pero me atreví a recopilar algunas cualidades que estoy seguro que ella está buscando.

Para ser ingeniero tienes que estudiar cinco años o más, para ser un profesional tienes que tener experiencia laboral, para hacer una tesis tienes que realizar un proceso de investigación, pero a nadie le dicen: “Para enamorar a una mujer tienes que estudiarla detalladamente hasta que te gradúes como Licenciado en Relaciones Amorosas”, así que, conste que solo es una ayuda extra para que sepas con lo que estarás lidiando y que tampoco te enumero estos adjetivos para que te deprimas, sino solo para que te des cuenta las razones por las cuales no has podido enamorarla ¿Está claro? Bien, vamos a lo nuestro, entonces.

Básicamente una mujer desea a un hombre que lea su pensamiento antes de abrir la boca.
Alguien que con mirarla sepa si se encuentra bien o mal, alegre o triste, con ganas de charlar o simplemente de permanecer en silencio.
Quiere a un hombre que le lleve la contra en las cosas poco importantes, pero que le dé la razón en todas las cuestiones importantes.
Quiere a un hombre que lleve la delantera de la relación, pero que siempre seas consciente que la llevas porque ella así lo ha decidido.
Quiere a un hombre valiente que sepa defenderla, pero no un machito que se pelee con todo el mundo; ella prefiere a un caballero que la cele medidamente. Que la cele medidamente dije, no un enfermo.
Quiere a un hombre que sepa cocinar, pero que cuando pruebes su comida, le digas que no podrías jamás compararte con ella.
Quiere a un hombre que sepa exactamente cómo ella prefiere el desayuno y que jamás le digas que está gorda.
Quiere a un hombre que siempre esté dispuesto a conducir, pero que jamás se ponga nervioso cuando ella está al volante (Tómate un par de Lexotanil antes de subir, pero que no se te note que estás nervioso o preocupado).
Quiere a un hombre que la haga reír, pero que no sea vulgar.
Un hombre que sea culto, pero que jamás le eches en cara que lees más que ella. Quiere a un hombre que adore a su madre y a sus hermanas, pero que jamás la pongas a ella en segundo plano.
Quiere a un hombre que trabaje, tenga una posición sólida y le brinde seguridad, en ese orden (no se puede prescindir de ninguna).
Quiere a un hombre con quien pueda compartir aventuras, confidencias, sin embargo, ocultarte ciertos detalles que no te tienen por qué interesar y mucho menos atreverte a preguntar...nunca.
Quiere a un hombre que sea un libro abierto para ellas, pero con algunas páginas indescifrables; o sea, que siempre conserves algo de misterio. No mucho…dije algo.
Quiere a un hombre con una linda sonrisa (eso incluye el cuidado de tus dientes y lavado continuo).
Que le diga que la ama, todos los días de su vida, y que cada vez que lo digas, lo sientas de verdad.
Un hombre que no tenga miedo de tomarla de la mano o abrazarla en público, pero que no sea empalagoso y pretenda estar besuqueándola todo el tiempo.
Un hombre que no se sienta intimidado si ella se arregla bien, que la adores cuando está en pijama y sin maquillaje, y que de vez en cuando, beses su frente, sus párpados y su nariz. (No me preguntes la razón, no tengo la menor idea, yo no las hice).
Que sueñes con el aroma de su cabello. Un hombre que nunca tenga el celular apagado, y que siempre le devuelva las llamadas o le conteste los textos, a la hora que sea.
Un hombre que cuando tenga una buena noticia, que ella sea la primera persona en conocerla, y si tienes una mala noticia, que ella sea tu primer apoyo.
Un hombre que nunca le diga "Déjame que lo hago yo" por tratar de hacerlo mejor, sino para hacerlo POR ella; ojo con la diferencia, parece sutil, pero es determinante.
Un hombre que sea su mecánico, médico, abogado, poeta, escritor, papá, psiquiatra, amante, confidente, amigo, y que fundamentalmente sepa escucharla.

¿QUÉ QUIEREN DECIR LAS MUJERES CON LO QUE DICEN?

Una cosa más que no es un tema menor: ellas no hablan como nosotros, nunca quieren decir lo que están diciendo, y entenderlas lleva algunos años de entrenamiento; es casi como aprender otro idioma.

Cuando ella te diga: "No me pasa nada": En algunas contadas ocasiones puede que no le pase nada y lo diga en serio, pero la mayor parte de las veces cuando ella tiene esa carita particular, esa actitud algo arisca o cuando simplemente la notas diferente y ante el interrogante "¿Qué te pasa?" ella responde "naaaaada" (lacónicamente), mi viejo, te aseguro que algo le ocurre y quiere que lo sepas. Por eso lo mejor que puedes hacer es decirle directamente qué sabes que algo sucede y que te lo puede contar y dependiendo de lo que sea vendrá una tormenta: la molestia, la tristeza o cualquier otra emoción, así que, se hombre y estate preparado para lo que venga.

Cuando ella te diga: "Se sincero", no hay ningún problema con la honestidad, ella la aprecia y la recibe con gusto, pero cuando ella te diga "se sincero" hazlo, pero con mucho cuidado, es decir, elige tus palabras para la siguiente pregunta que te lanzará segundos después, que podría ser: “¿Me ves más gorda?”, ella quiere que respondas un “NO” rotundo, rápido y seguro, no dudes ni titubees; ella quiere escuchar que la amas tal como es, ella quiere saber que no importa si su cuerpo cambia; tú estarás allí, haz que lo entienda.

Te cuidado cuando ella use el plural. Frases como "¿Podríamos ayudar a mi papá con la mudanza no?", ¿Sería bueno que pintáramos el cuarto verdad?", quieren decir básicamente: “Espero que lo hagas, pero no quiero que lo sientas como una orden directa”. Es así de simple, no trates de buscarle la vuelta. El plural es solo para que no te sientas mal, pero lo vas a tener que hacer…en singular.

Cuando ella te diga: "En cinco minutos estoy lista", directamente es bueno que sepas que "en cinco minutos" es un tiempo imaginario, relativo y ficticio, es una expresión que ella usa para calmar a aquel que la espera, pero que en realidad significa "no estoy lista, "no he llegado", "me demoré", entre otras posibles acepciones, así que paciencia, es así como funciona. No son “cinco minutos” de reloj, son “cinco minutos” en su cabeza, que podrían ser 30 minutos reales. Y te aseguro que no lo hace por maldad, luego de media hora te dirá con una sonrisa: “¿Viste que eran solo cinco minutos?”; es como que ella maneja otra dimensión de espacio y tiempo.

Cuando ella te diga: "Tranquilo, déjalo así", esa es una frase universal que puede tener diversos significados, por ejemplo, si te encuentras haciendo alguna tarea sin éxito, ella dirá "tranquilo, déjalo así" que se traduce en "mejor lo hago yo". Si están en medio de una discusión por algo y ella responde "tranquilo, déjalo así" es bueno que sepas que así no se quedará y que en un futuro inmediato, cercano o lejano ella te dirá lo que le faltó completar de esa discusión. No te ilusiones, la charla no quedará así, ella tiene varios gigas más de memoria que nosotros.

Yo sé que suena complicado, pero por mi parte, creo que es lo que cualquier buena mujer se merece; así que, a trabajar duro mi viejo. Y para que este mensaje no suene machista, dejé para el final un BONUS de “Lo que ellas quieren”…en sus propias palabras, para que luego no anden diciendo que no tuvieron su derecho a réplica.

¿QUÉ QUEREMOS LAS MUJERES?

No somos tan complicadas. Las mujeres solo queremos a un hombre que nos proteja, que nos provea y que sea capaz de dar la vida por nosotras. Un hombre al que admiremos, que nos supere en inteligencia y que tenga una paciencia infinita para explicarnos cosas. Un hombre al que no le importe que a nosotras no nos gusten las mismas cosas, ni los deportes, ni sus amigos. Un hombre creativo, curioso, divertido y que siempre tenga planes interesantes para hacer con nosotras. Un hombre buen mozo, elegante, que huela bien siempre y que nos derrita con sólo tomarnos de la cintura o rozarnos la mano.
Un hombre que tenga ganas de conversar –o de callarse la boca- y que nunca nos diga: “Algo te pasa, estás rara”, porque siempre sabe exactamente qué nos pasa y cómo resolverlo con una buena charla…o quedándose callado.
Un hombre que haga buenos regalos, que sepa nuestro talle y nuestro gusto; pero que sepa que sea lo que sea que nos regale, igualmente lo iremos a cambiar.
¿Tan difícil es reunir requisitos tan básicos para enamorarnos?
Si no lo entiendes, “Tranquilo, déjalo así”…

Seguidores